• Revista de comunicación política e institucional

El futuro de la Comunicación Política. nº42

MÁS PODER LOCAL nº42

Edición: Septiembre 2020
Publicación: Trimestral

Colaboran en este número: Ana Almansa, Luis Benavente, Ismael Crespo, Vanessa Diaz, Claudio Elortegui, Antoni Gutiérrez Rubí, Pablo Mieres, Hélder Prior y Javier Sánchez Galicia.

Bienvenidas y bienvenidos a este número especial de Más Poder Local. Nuestra revista cumple diez años junto a todos ustedes y el Consejo de Redacción ha decidido celebrar este acontecimiento con un edición conmemorativa en la que hacemos, al mismo tiempo, una mirada retrospectiva sobre todo lo que pasó con la comunicación política en esta última década, y una mirada prospectiva sobre las tendencias de futuro.

La reflexión colectiva que presentamos sobre los cambios acontecidos y sobre la previsible evolución de la disciplina viene de la mano, como siempre, de algunas de las voces más prestigiosas y expertas en lo que a consultoría política y campañas electorales dentro de Latinoamérica y España se refiere.

Bajo estas premisas, el número comienza con el artículo “Diez tendencias para esta década en comunicación política”, un panel de expertos dirigido por el Dr. Ismael Crespo. En este primer artículo, el autor recoge la opinión de veintitrés expertos (tanto investigadores como consultores) de distintos países para argumentar las nuevas tendencias de esta época de cambio generalizado. Desde el papel que juegan los datos al servicio de la comunicación política (el rol del Big Data en la planificación estratégica), pasando por el impulso de la comunicación digital a raíz de la pandemia, el retorno de la argumentación racional, las crisis como oportunidad para el desarrollo de las fake news, los híper-liderazgos, la idea de campaña segmentada frente a la tendencia emergente de campaña individualizada o las nuevas herramientas y disciplinas para “escuchar” las demandas del elector, el artículo invita a una reflexión final sobre la influencia del marketing político en el funcionamiento de los sistemas democráticos.

El segundo artículo “De la sociedad de masas a la individualización” corre a cargo del consultor Javier Sánchez Galicia. En él nos explica la transformación radical que ha vivido la comunicación, pero también la política en un sentido más amplio, en la última década. Haciendo hincapié en la nueva idiosincrasia individualista de una sociedad basada en el consumo rápido, que a pesar de ser una sociedad más participativa se ha vuelto más dependiente de los datos y las tecnologías de la información, Sánchez Galicia proporciona una guía filosófica para entender el futuro de las democracias. Nuestras sociedades albergan, a la vez, individuos democráticos e individuos atomizados, concluye el autor.

En el tercer artículo de este número se debate sobre la “Comunicación clara y el liderazgo ejemplar”. El Director de Ideograma, Antoni Guitiérrez-Rubí, reflexiona sobre la eficacia comunicativa a través del lenguaje adecuado y cercano a los ciudadanos. Expone los atributos de la comunicación clara (lenguaje accesible; lo bueno, si breve, dos veces bueno; hechos, no opiniones; una infografía vale más que mil palabras y mensajes constructivos y optimistas). También plantea los valores de la comunicación clara (sinceridad y transparencia; empatía y sensibilidad; vocación pedagógica; humildad y colaboración y ejemplaridad). En definitiva, para Guitiérrez-Rubí, la comunicación política ha de entenderse como servicio público.

En cuarto lugar, el académico Claudio Elórtegui Gómez nos plantea los “Desafíos de la comunicación política en Chile tras una década que ha confirmado una serie de transformaciones sociales y culturales que han afectado, alterado y dinamizado el ejercicio de la interacción y la información entre el poder y la ciudadanía. Elórtegui expone diferentes tipos de comunicación y termina su artículo preguntándose si, a partir del desarrollo de la inteligencia de datos, podemos hablar de sociedades comunicacionales o, más bien, de sociedades incomunicadas.

Sin olvidar la crisis sanitaria que vivimos (probablemente el suceso político más impactante de la década), en el quinto artículo de este número el Ministro de Trabajo y Seguridad Social de Uruguay, Pablo Mieres, propone un balance sobre “La comunicación gubernamental de la crisis en tiempos de coronavirus: el caso de Uruguay”. Mieres realiza un estudio de caso sobre el país explicando la estrategia gubernamental, profundizando sobre los distintos aspectos de la comunicación directa con los ciudadanos y cómo se ha obtenido el respaldo mayoritario de la opinión pública a la gestión del Gobierno.

El sexto artículo versa sobre el “Impulso de la comunicación política y reto en Perú”. Luis Benavente, Director de la consultora Vox Populi, analiza el desarrollo de la comunicación política en Perú a lo largo de la última década. Benavente entiende que los avances en la comunicación política en el país andino no han sido suficientes siendo uno de los grandes retos del sistema político peruano.

Ya en la sección de investigación, Ana Almansa y Vanessa Díaz-Jiménez, de la Universidad de Málaga, nos traen un análisis sobre un fenómeno político de relevancia para los politólogos en la última década: la participación de la mujer en política. Con su artículo “La mujer en la política en España. El caso de las Presidencias de las Comunidades Autónomas”, observan el sexo de las presidencias de las Comunidades Autónomas durante los cuarenta años de democracia. Encuentran la realidad de un “techo de cristal” difícil de romper, habiendo sido únicamente once mujeres presidentas de alguna autonomía frente a 106 hombres.

Terminamos el número con “La manufactura del consenso: Spin doctring y propaganda en la era de la posverdad” del investigador portugués Hélder Prior. El autor plantea este trabajo en el debate sobre las relaciones contemporáneas entre la esfera política y el campo de los medios de comunicación. Comienza por la explicación de la “mediocracia”, pasando por la construcción de la política mediática (que evoluciona de la propaganda al spining) y termina abordando la política de la posverdad. Para Prior, se han difuminado las narrativas de tal forma que las informaciones falsas refuerzan opiniones o creencias.

No podemos terminar el editorial sin agradecer de una forma muy especial la indispensable participación durante estas 42 ediciones de autores, colaboradores, anunciantes, evaluadores y de todas las personas que con acierto y dedicación han ido integrando nuestro Comité Científico y nuestro Comité de Redacción.

A partir de este número, Más Poder Local inicia una nueva etapa centrada en la investigación. Estamos convencidos de que el complejo momento histórico que vivimos requiere de una apuesta total por la producción de conocimiento científico y riguroso con el que poder pensar el presente y vislumbrar con acierto el futuro. Esperamos contar en esta nueva etapa que ahora abrimos, de nuevo, con su confianza, verdadero aliciente de este proyecto durante su primera década. Confiamos en poder volver a dirigirnos a todos ustedes dentro de otros diez años. Hasta entonces, seguiremos trabajando para ofrecerle la mejor investigación sobre comunicación política.

SUMARIO DEL NÚMERO 42