• Revista de comunicación política e institucional

¡Paisano!, quiero ser tu líder – El Consultor #12

Los medios de comunicación son una de las principales bazas de los líderes nacionales, pero cuando se desciende a otros niveles de gobierno, su influencia se diluye a favor del contacto directo.

En estos días nos encontramos hasta en la sopa la palabra líder. El liderazgo, es un término tan común que hasta se nos escapa de las manos por lo escurridizo y lo reutilizado del mismo. Quién no ha sido avasallado por los anuncios de nuestras televisiones que luchan por ser líderes de no se sabe qué…, o ha visto colapsados los informativos de millones de líderes por segundo, líder en motociclismo, líder político, líder de la tabla, líder de audiencia, cuestión de liderazgo, pero qué es el liderazgo o ser un líder.

No se puede intentar ganar al dominó siempre con la misma combinación de fichas.

Más que pararse a pensar en el término, podríamos decir que el término está de moda. Pero no es nuestro trabajo diseccionarlo, al menos en este artículo, sino dar unas pinceladas sobre este fenómeno social con la pretensión de ayudar de cara a las elecciones municipales. Pero, si cabe mencionar que aquí se parte de que el liderazgo es un proceso comunicativo de interacción entre el candidato y los ciudadanos que se basa en el reconocimiento.

Para dicho reconocimiento no hay una receta con medidas exactas, y sólo los grandes chef pueden conseguir la mezcla adecuada con los ingredientes más dispares, en apariencia incasables. Pues no se puede intentar ganar al dominó siempre con la misma combinación de fichas, porque ni el orden ni el juego suelen repetirse es más de una ocasión.

Una de las principales bazas con la que cuenta un político son los medios de comunicación, a través de los cuáles llegan a la mayor parte de sus simpatizantes. Podríamos decir que es el canal que conecta, a nivel macro, líderes y seguidores. Sin embargo, al descender a la política local los medios disponibles son menores al tiempo que cobran importancia las relaciones directas. Y es éste el ámbito que aquí nos ocupa, ahí van unos pequeños consejos para nuestros líderes más próximos.

  1. NO TE ENDIOSES

La divinidad crea una aureola tan espesa que no nos deja ver la realidad. Nos aleja de los nuestro y nos hace creernos lo que no somos. Y para ser un buen líder hay que bajar a tierra. Recuerda que tú te debes a la gente y no la gente a ti, tu posición depende de ellos.

  1. LO IMPORTANTE ES CONSTRUIR ESA RELACIÓN SOBRE SUELO FIRME Y CON UNOS BUENOS CIMIENTOS

El apoyo y la confianza de tu gente más cercana es la única garantía de poder llevar un proyecto a buen puerto. Evitando que, ante cualquier pequeño contratiempo, se resquebraje la confianza y se tambalee toda la estructura. Pues el liderazgo se basa en el reconocimiento no en la imposición de personalidades.

  1. SÉ COMO ELLOS, PERO CON UN MATIZ DIFERENCIADOR

La gente quiere un líder cercano, con el que se vea identificado, al tiempo que le sirva de referente. Sé un vecino más pero con carácter resolutivo.

  1. NADA ES PARA TODA LA VIDA

No olvides que un líder lo es en la medida que cuenta con unos seguidores que lo reconocen como tal. Pero que ese reconocimiento puede cambiar. Eso debes de tenerlo en cuenta en cada una de tus acciones, en tu comportamiento para con los demás. En un determinado momento puedes ser el líder, pero esa condición puede cambiar y ser el liderado.

  1. SÉ TÚ MISMO

Que no te vendan por lo que no eres, es imposible mantener una imagen. No intentes ser un prototipo de anuncio. Es imposible ser un buen actor de manera incesante, y eso puede dar una imagen de falsedad, lo que perjudicará tu imagen.

  1. RODÉATE DE UN BUEN EQUIPO

El equipo no lo compone una sola persona, sino de un conjunto de personas que creen en un mismo proyecto. Escucha a tu equipo, nadie tiene la verdad absoluta. Déjate asesorar y huye de los que nunca te corrigen ni te advierten de las bifurcaciones del camino.

  1. NO HAY UNA FÓRMULA MÁGICA, SINO UN TRABAJO CONSTANTE

No esperes convertirte en un líder político en un par de horas con un buen maquillaje, pues recuerda que estamos hablando de un fenómeno basado en las relaciones sociales. Si quieres liderar a grupo y ser referente en tu localidad para que depositen la confianza en ti, deja de pensar en ser un anuncio y empieza a trabajar por y para tus vecinos.

 

Ana Isabel Navajas
Doctoranda en Problemas Contemporáneos de la Sociedad de la Información (IUIOG).

Si quiere ver otros artículos relacionados, consulte la edición de El Consultor en nuestra revista.